AFUR
Metalúrica Roles
/
Torneo Federal C Tucuman J.Newbery (Aguilares) Dep. Aguilares (Tuc) VIDEO

Jorge Newbery (Aguilares-Tuc.) 1 - 2 Deportivo Aguilares (Tucuman)

Deportivo Aguilares sacó pecho y jugará la final


En el clásico la violencia volvió a estar presente




VERGÜENZA. Ariel Aragón, jugador de Deportivo Aguilares aturdido después de que explotara la bomba de estruendo cerca de su humanidad cuando se aprestaba a ejecutar un tiro de esquina. Sus compañeros lo auxilian; el árbitro observa. la gaceta / Fotos de Osvaldo Ripoll
Después de haber empatado en la ida jugando de local, Deportivo Aguilares dio el golpe en la casa de su clásico rival, Jorge Newbery, y sacó boleto para jugar la final de la zona oeste del Federal C.

Los dirigidos por Ricardo Amaya lograron acceder al duelo decisivo luego de imponerse en los 90 minutos por 2 a 1, pero el éxito deportivo quedó un segundo plano. Una vez más, los incidentes ganaron por goleada en la ciudad sureña.

Los violentos se dieron el gusto de empañar lo que parecía ser una fiesta. Apenas el árbitro Diego Rodríguez Fernández marcó el final, los hinchas locales invadieron el campo para agredir a los jugadores de Deportivo Aguilares.


Los integrantes de la delegación visitante corrieron buscando el túnel para resguardarse de los agresores en los vestuarios. Algunos pudieron lograrlo; otros sufrieron el accionar cobarde de aquellos que se hacen llamar “hinchas”.

El DT Amaya y los jugadores Ignacio López y Oscar Carrizo fueron los más perjudicados. Los agresores no midieron consecuencias. Por suerte, la Policía calmó las aguas y jugadores y cuerpo técnico del “Celeste” lograron llegar al vestuario.

Foto: Captura TV

Allí estuvieron durante casi dos horas hasta que la fuerza de seguridad indicó que estaban dadas las condiciones para que los ganadores pudieran dejar el estadio.

Desde el primer minuto de juego se veía que la mano venía complicada. El juego estuvo parado durante varios minutos por diferentes episodios de violencia.

Durante el partido, Deportivo sacó chapa de candidato. Pegó por duplicado en el primer tiempo gracias a Ramiro Rodríguez y Ariel Aragón y aguantó con todo luego del descuento de Mauricio Salazar.

Así festejó, a pesar de todo. Y ahora va por la gloria.

Video: Hugo Cabrera

VideoJuan Jose Roldan

La fiesta imposible: el clásico de Aguilares terminó con graves incidentes

Por: Luis Lucas Salas - http://www.eldiario24.com/
Deportivo derrotó a Jorge Newbery de visitante por las semifinales del torneo Federal C. Lo que comenzó como una gran celebración fue de a poco degenerandose hacia el escándalo.
Ampliar (4 fotos)

Lo que empezó como una fiesta terminó en incidentes.

La fiesta del fútbol parece una utopía cada vez más lejana. La semifinal por el torneo Federal C en la ciudad de Aguilares comenzó como una gran celebración popular pero terminó en escándalo.

Los locales de Jorge Newbery, varias veces postergados en la alegría, creían tener ahora la gran oportunidad de festejar después del 0 a 0 conseguido en condición de visitante ante Deportivo Aguilares, tenían una ocasión única de clasificar a la final, con su gente y en el año de su primer centenario.

El partido comenzó con clima de fiesta, la familia del Aviador llenó la cancha bajo el sol contundente del sur tucumano. El equipo de Newber salió conociendo su obligación y jugando un buen fútbol. El mal llamado "folclore" del fútbol demoró el comienzo del partido hasta que se pudo limpiar el área del arquero de Deportivo.

Desde el arranque llamó la atención el cordón policial para proteger a los visitantes en la entrada en calor.

Cuando Newbery dominaba las acciones y se acercaba el gol, éste llegó en el arco propio, el Celeste se puso en ventaja en un golpe que sería de knock out. El "Movete Ñuber movete" comenzó a escucharse desde las tribunas antes de que ruede la pelota nuevamente como una visión de futuro. El Aviador que venía imponiendo su juego y movildad quedó de pronto estático, y empezó a consumirse por la presión propia. Para colmo un petardo cayó a los pies del arquero visitante, que tardó un segundo en reaccionar, trastabillar hacia adelante y caer en la puerta del área grande.

Los insultos de la hinchada se repartían destino entre el lanzador de la bomba y el arquero al que acusaban de "hacerse el payaso" (la carpa de un circo que asomaba desde el costado inspiraba los gritos). Después de varios minutos en los que el fantasma de la suspensión rondaba las tribunas se reanudó el juego, pero ya con menos fútbol.

Una bomba de humo celeste cayó desde afuera de la cancha como una provocación de los hinchas visitantes hasta ese momento ausentes, en esa misma esquina otra bomba cayó a los pies de un jugador de Deportivo, esta vez sí parecía que se suspendía.

El segundo gol del Dépor llegó tras una mala salida del arquero local. El primer tiempo terminó después de muchas interrupciones con un 2 a 0 en favor del visitante.

En el comienzo de la segunda parte el local salió con un ímpetu renovado y logró el descuento pero en el afán de buscar el empate descuidó la defensa obligando un par de intervenciones de su arquero.

En los últimos minutos y con el sol ya escondido detrás de los cerros, el fútbol desapareció. Mientras el árbitro pedía por enésima vez a los hinchas que se bajen del alambrado en la tribuna de Newbery se producían violentas grescas entre los mismos simpatizantes. Con el pitazo final vino la invasión que todos esperában salvo la policía, que quedó como testigo privilegiado de cómo eran saqueados los jugadores de Jorge Newbery y cómo golpeaban a los de Deportivo contra el alambrado. Cuando por fin reaccionó la policía formando una defensa con escudos y palos, los barras no se aplacaron y les hicieron frente a los uniformados. Entonces se escuchó la primera explosión que no fue de pirotecnia, sino más bien como un golpe seco contra una madera, eran las balas de goma, luego del estallido un hincha quedó tendido sin moverse sobre el césped, "¡Está muerto!" gritaba una mujer desde la tribuna mientras lloraba desconsolada, detrás de las balas vinieron los gases, un grupo de gente tuvo que romper un portón para salir.

Afuera quedaba el polvo de las corridas mientras se dispersaba el humo de los gases lacrimógenos y se escuchaban a lo lejos algunos reventones de las balas de goma. Muchos estaban sentados en las veredas llorando, no por la derrota de la que ya nadie hablaba, sino del fracaso de la fiesta que se pudo armar en un momento, entre padres, hijos, mujeres, una familia que ya no querrá volver a las canchas. Al alejarse unas cuadras el sonido ya era el de los bocinazos de los festejos de los de Deportivo. ©eldiario24.com

©eldiario24.com©eldiario24.com

 

 

 

 

Lunes 08 de mayo de 2017, 00:50

Se informa a los visitantes de Ascenso del Interior que los comentarios serán visibles una vez aprobados por el moderador y que no será publicado ningún comentario que contenga insultos, amenazas, agresiones o denuncias anónimas. Muchas Gracias.
¿No tenés Facebook? Ingresá tu comentario continuación:
Nombre:
Comentario:
 
  Por favor ingresá el texto de la imagen:
 
Daniel Ruiz · Viernes 12 de mayo de 2017, 22:19 · Citar
Los dirigentes de Deportivo Taco Pozo , que fueron eliminados en semifinal de su grupo nos dicen que fueron invitados al federal B . Existe esa posibilidad?
Pablo de CABA · Lunes 08 de mayo de 2017, 23:38 · Citar
Lo más parecido a un zoológico con todo respeto a los animales que allí habitan, gente directamente yendo a pegar a jugadores y a la policía. Un club así no puede jugar por mucho tiempo. Una consulta, el rival no es el que una vez entraron a pegarle a un equipo rival, la verdad pobre la gente decente que vive en esa ciudad.
Pedro · Lunes 08 de mayo de 2017, 22:51 · Citar
Amigo Marcos, ud tiene razon en parte.......plantea el problema pero cual seria la solucion segun su opinion??. Sacarle de la cabeza la idea del aguante?? como??......no dejar entrar a la cancha a los violentos?? esta bueno eso pero las autoridades del club deben tener mano fuerte para comprometerse en ello y no lo van hacer nunca en estos clubes chicos donde todos se conocen.
No veo mal sancionar al club, ya que si el hincha cree que con ese tipo de "aguante" le hace bien al club, que mediante la sancion para que no juegue torneos de AFA por unas 3 temporadas le haran reflexionar que esta mal lo que hace por su colores. Lamentablemente los cabeza de termo solo entienden con sancion y fuerte.
Roberto Sierra · Lunes 08 de mayo de 2017, 19:41 · Citar
Simepre lo mismo en Aguilares.. Si no es Newbery, es Deportivo.. hasta que el Consejo Federal no sancione en serio, va a seguir pasando.. demasiados antecedentes tienen estos equipos.. pero bue si invitaron a Coronel Aguirre después de lo que hicieron.. siga la joda nomás.. lamentablemente están matando al fútbol, seguimos en la misma..
Marcos · Lunes 08 de mayo de 2017, 15:06 · Citar
Es una lástima que cada vez que vemos tribunas llenas, termine en quilombo. No creo que la solución sea sancionar a los clubes (hace mucho que se viene haciendo y la verdad no creo que al más violento barra le caliente que a su club lo suspendan 5 años), lo sufren todos los clubes populares, con grandes hinchadas, es parte de una realidad social que en el ámbito del fúbol se acentúa porque se ha impuesto una cultura ligada al aguante. No me gusta las sanciones a las instituciones por estos hechos, sí la identificación de los responsables y que reciban la pena correspondiente por sus desmanes.
No hay que atacar a las instituciones de barriadas populares porque sino vamos a tener muchos Argentino Agropecuario y la verdad me cansé de los clubes fantasma, lavadero y capricho de ricos. Es un problema social y tiene que ser política de Estado y de AFA idear un plan para solucionarlo, sin atacar a las insituciones con multas y/o quita de puntos que son cortinas de humo para evitar enfrentar el verdadero problema que es bastante más de fondo y exigue otro tipo de intervenciones: planes integrales a largo plazo y castigar a los individuos, barras que ponen en peligro la consecución de una actividad fundamental de nuestra cultura como es el fútbol.
Rosario Árbitros
Fotos: Osvaldo Ripoll (La Gaceta)